Quién fue Bill Cunningham

A sus 87 años aún trabajaba para el New York Times, tomando fotografías en su bicicleta por las calles de la Gran Manzana. Lamentablemente el pasado 25 de junio falleció producto de un infarto cerebral y hoy, en PelleMagazine, te queremos contar más sobre este icono de la moda.

Conocido por retratar la moda de las calles de Nueva York, Bill Cunnigham creó su carrera a base de tomar fotografías inesperadas de personas anónimas, famosas y gente asociada a las pasarelas para medios como El New York Times, Tribune y Woman’s Wear Daily.

40 años fueron los que se dedicó a ser un cazador de moda sin querer serlo. Su pasión era la fotografía y todos los días salía a la calle para ver qué se llevaba, iba a los desfiles de la Semana de la Moda y acudía a todas las fiestas de las celebridades. Siempre en su bicicleta, con su característica chaqueta azul y su infaltable cámara de 35 mm, Cunnigham se perdía entre la multitud.

“Cuando estoy tomando fotografías busco el estilo personal con el que se usa una prenda… a veces, incluso cómo se usa una sombrilla o cómo se sostiene un abrigo. En las fiestas es importante ser casi invisible, captar a la gente cuando ignoran que hay una cámara… sacar la intensidad de su discurso, los gestos de sus manos. Me interesa capturar un momento con ánimo y espíritu”, afirmó en el New York Times.

Cunningham en un ensayo que escribió para el mismo medio en 2002 expresó que: “La moda es tan vital e interesante como lo ha sido siempre. Sé a qué se refieren las personas con una actitud más formal cuando dicen que se sienten horrorizados por lo que ven en las calles, pero la moda está haciendo su trabajo. Está reflejando exactamente nuestra época”.

Por otro lado, tal era el respeto que se le tenía que, por ejemplo, Anna Wintour solo posaba para él. En declaraciones a medios internacionales la empresaria afirmó que lo peor que le podía pasar a alguien era pasar por su lado y no ser fotografiado.

Bill no sólo era reconocido en su país; en 2008 fue a París, donde el gobierno francés le otorgó la Legión de Honor y al año siguiente fue nombrado “hito viviente” de Nueva York. Pero pese a ser muy conocido y querido, nadie sabía nada acerca de su vida, más que vivía en una pequeña pieza decorada solo por decenas de archivadores que contenían todos los negativos de su carrera profesional.

Claramente, se extrañará su presencia en las calles de Manhattan, pero es de esperar que su legado marque una nueva generación de fotógrafos, que como el afirmaba, trabajen por placer y no por obligación.

modainternacionalbill2-www.mostwantedmx.com

 

Compartir:

You May Also Like