PITINA STORE: LA HISTORIA DETRÁS DE UN EMPRENDIMIENTO FAMILIAR

PITINA STORE: LA HISTORIA DETRÁS DE UN EMPRENDIMIENTO FAMILIAR

Por Javiera Navarrete

 

La neuroestimulación infantil es de suma importancia ya que permite un desarrollo óptimo del cerebro del bebé debido a que potencia sus funciones cerebrales en todo aspecto, cognitiva, lingüística, motor y social. El crecimiento de un recién nacido dependerá de la cantidad, tipo y calidad de estímulos que reciba. Es por ello, que mientras más estimulación tenga se garantizará “un ritmo adecuado en el proceso de adquisición de distintas funciones cerebrales”

 

Entonces en resumen, ¿Porque los bebés deben recibir estimulación a temprana edad?

esto es primordial, ya que los niños mientras más pequeños son, su cerebro tiene mayor plasticidad, esto hace que se establezcan conexiones entre  neuronas con más facilidad, rapidez y eficacia según el sitio web “bebés y más”

Pitina Store es un emprendimiento que busca apoyar una crianza basada en la conciencia medio ambiental, cubrir las necesidades básicas de los niños y niñas como son la salud y educación, pero con la mentalidad del siglo XXI; enfocado a ofrecer productos amigables con el planeta ya que los juguete y más aún los pañales se utilizan poco tiempo, por lo que deben contaminar lo menos posible.

Este proyecto familiar nace gracias a las hermanas Paula Escobar (médico cirujano) y Marcela Escobar (educadora de párvulos), quienes buscan aportar con conocimientos para el cuidado y desarrollo de las habilidades en recién nacidos, niños y adultos que requieran de una atención especial.

Esta tienda actualmente cuenta con una línea de juguetes didácticos que favorecen al desarrollo de habilidades motrices, cognitivas, socioemocionales y de lenguaje en niños desde su nacimiento hasta la adolescencia; además tienen pañales biodegradables para bebés y adultos, toallas húmedas, protectores mamarios y sabanillas de la marca Nateen.

Conversamos más en profundidad con las fundadoras de “Pitina Store” Paula y Marcela, y nos hablaron de los desafíos que ha traído este emprendimiento, los sacrificios y los frutos que este proyecto, creado a base de amor, atención y protección de los bebés les ha traído.

 

¿Cómo nace esta idea de emprender pensando en que muchas veces el escenario es complejo debido a la competencia?

R: El proyecto nace por la unión de dos situaciones que se alinearon: Marcela, educadora de párvulos, luego de haber vivido unos años en Magallanes vuelve a Santiago con la intención de poder trabajar en algo que le permita ser dueña de su tiempo. Y por otro lado Paula (yo su hermana), médico cirujano, con mi primera hija de sólo 2 meses buscaba juguetes que potenciarán el desarrollo de mi hija pero no fueran tan contaminantes ya que sólo se ocuparían unos meses. Marcela comenzó a entregarme  ideas presentando diversos productos con un argumento teórico respecto a la etapa de desarrollo de la bebé y en ese entonces fue que comprendimos que estábamos resolviendo una situación muy interesante. Por lo mismo la competencia nunca fue tema porque siempre supimos que nuestro plus sería entregar la asesoría necesaria para que las familias pudiesen utilizar ese producto como un recurso pedagógico según las características del niño o la niña, llamados “Pitinos y Pitinas para nosotras jajaja…” más allá del juguete con único fin de entretención. Y en el camino conocimos pitinos y pitinas con diversos diagnósticos por lo que la asesoría de Paula para poder llegar al producto indicado para sus terapias hizo un plus aún mayor al proyecto que comenzaba a tomar peso por sí solo.

 

¿Cómo ha evolucionado este proyecto desde que partió a la fecha?

R: Hemos tenido una respuesta increíble, estamos muy contentas al ver que hemos resuelto las inquietudes de muchas familias que buscaban eso que yo (Paula) quería para mi Pitina. Como mencionamos anteriormente tener este plus de entregar la asesoría necesaria para que el producto sea una herramienta en casa, explicar a las familias cómo y por qué utilizar ciertos juguetes con argumentos profesionales cada una desde nuestra área nos ha permitido ser un partner en la crianza de cuántos pitinos. Consideramos que es eso lo que ha permitido que el proyecto haya tenido buena acogida, en que ambas sabemos de lo que estamos hablando cuando presentamos cada uno de los productos y eso le entrega confianza a las familias para las que trabajamos.

 

Nos gustaría que nos explicaran un poco la función que tiene un juguete de neuroestimulación temprana y ¿por qué recomiendas que mamás o padres obtengan estos productos para sus bebés?

R: El juego siempre va a ser un momento de aprendizaje, lo importante es ubicar el juego indicado que logre ser desafiante para que no aburra pero no llegue a ser frustrante.

Los juguetes en sí ya son una herramienta de neuroestimulación, pero en Pitina nosotras hacemos que ese proceso sea consciente para las familias para que puedan potenciarlo y llevarlo un paso más arriba, que las figuras de cuidado de los niños comprendan el juego de sus niños para que puedan sumarse a él y reconocer los avances, que entiendan que si el bebé ordena la torre de argollas sin ningún orden no quiere decir que esté mal, es porque el objetivo del juego de ese pitino es meter las argollas en la base y no ordenarlas por tamaño, y si quieres que tu bebé logre ordenarlas veamos en qué etapa está y te ayudamos a mediar en su juego para llegar a eso.

De eso se trata, lo mismo con los pitinos más grandes, si podemos aprender jugando ¿Por qué hacerlo de otra forma? El aporte del juego en el aprendizaje es el goce, la diferencia entre un niño que aprende el abecedario repitiendo treinta veces y otro que lo aprende mediante un juego es que uno se entretuvo en el proceso y el otro no, ambos llegaron al mismo resultado y más aún, es probable que quien lo aprendió jugando retenga esa información por mayor tiempo porque el proceso de aprendizaje impactó emocionalmente en él.

 

Respecto a la misión que tienen con el medio ambiente, ¿Han utilizado materiales reciclados o ya lo han implementado?

R: Es una idea que tenemos pensada dentro de nuestros planes pero aún no trabajamos en ella, sabemos por qué lado quizás comencemos pero serán sorpresas para más adelante.

 

En relación a la confección, ¿Ustedes producen directamente sus juguetes o trabajan en conjunto con otras personas?

R: Por el momento trabajamos con distintas empresas tanto de América, Europa y Asia, nos damos el trabajo de analizar y evaluar cada uno de sus productos desde el área pedagógica y la salud para llegar a la selección de lo que presentamos en Pitina

 

 

EL DESAFÍO DE SER EMPRENDEDORAS

 

¿Han recibido apoyo estatal o bien lo han buscado para gestionar este bello proyecto?

R: No, la verdad es que ha sido todo generado por la misma empresa. Tampoco nos negamos a buscar apoyo para poder llegar a más familias y hacer de Pitina un servicio más conocido para cuantas personas se interesen en potenciar las habilidades de sus niños mediante el juego.

 

¿Qué significa para ustedes ser emprendedoras en un país que puede que no brinde tanto apoyo como el que merecen las innovaciones?

R: Es un desafío maravilloso demostrar que se puede, a pesar de ser ambas profesionales; cuando partimos una estaba cesante y la otra con licencia médica por lo que fuimos cautelosas al momento de iniciar y aún así, sin beneficios estatales ni de terceros logramos formar en unos meses la empresa que tenemos hoy en día. “Estamos orgullosas del proyecto, y tratamos siempre de motivar a la gente que se independice con sus negocios, quizás con apoyo estatal hubiese sido más rápido o con menos capital hubiese sido más lento, pero cuando las ideas resuelven el problema de varios hay que intentar sacarlas adelante como sea, tarde o temprano se verán los frutos.”

 

¿Cuáles son las proyecciones para este complejo 2020 pensando claro en esta crisis mundial?

R: Lo vemos como un tremendo desafío, hay que reinventarse con lo que está sucediendo y debemos ser rápidos para no dejar de cubrir las necesidades de nuestros pitinos a pesar de la contingencia. Como ejemplo al intentar adaptarnos es que contratamos a una persona encargada de los despachos, a la cual le entregamos lo necesario para que esté lo más segura posible pero que las familias, para las que trabajamos, no se queden sin los productos con los que cuentan mes a mes. También abrimos un espacio en instagram donde Marcela como educadora apoya a las familias con “tips” de cómo conversar el tema con los niños, o con juegos que pueden hacer en casa y cómo aprovechar la cuarentena para jugar y potenciar a sus pitinos. Y así tratamos de no dejar a ese partner con el que las familias cuentan porque entendemos que para ellas también debe ser un momento complejo.

 

Ya lo saben esta tienda no solo aportará desde el lado de la entretención sino que propiciará a sus pequeños, procesos de aprendizaje que incluyen a la familia, haciéndola partícipe del crecimiento.

 

Para más información les dejamos todas las redes de contacto de Pitina Store:

 

Instagram: @Pitina_store

Correo: contacto@pitinastore.cl

Teléfono: +56939077996

 

Compartir:

You May Also Like